Archivo de la categoría: Sin categoría

Lee siempre

Lee despierto;

Lee dormido;

Lee tu mente;

Lee tus emociones;

Lee la luz sobre tu rostro;

Lee la sombra a tus espaldas;

Lee el canto de las aves;

Lee el aroma de los campos;

Lee la brisa del mar;

Lee miradas;

Lee llantos;

Lee risas;

Lee silencios;

Lee ruidos;

Lee la vida;

Lee la muerte;

Lee siempre;

Lee libros;

Lee porque nada es casual.

Cosme Rojas

@cosmerojas3

24/05/2022

Traveling through the time

Original title in Spanish «Viajando a través del tiempo», from my book «Despertares»

Sorry, I don’t know how to refer to you, as a reader or a traveler. Anyway, before we get started, I have a couple of announcements to make: This ship will be moving at breakneck speeds; it will move in space and time; and this vehicle is not equipped with emergency doors. So, fasten your seat belts and here we go…

In the middle of a brave sea on October 12, 1492, where everything is chaos and despair; a rebellion is about to break out. Rodrigo de Triana remains disgustedly observing the infinite sea. Suddenly! Something in the distance caught his attention and from his guts he yelled furiously:

—Eaaarth…! —That scream saved the life of the captain of the expedition, who was about to be lynched.

—Ooh! —cried Cristóbal Colón, as his feet landed on solid ground.

I couldn’t tell if such a reaction was due to the observed beauty or to value the breath of life. At the edge of the sand she nailed his flag and knelt down to kiss the ground that gave her a home. That was an adventure recorded in history. Two months and nine days of sailing passed without a port in sight, at the limit of pessimism and on the verge of losing all hope. The rough swing to which they were subjected had reached the end of it and with it the nightmare of perishing in the middle of the infinite blue ended. Newcomers and residents alike were dumbfounded as they looked at one another. To the locals, the outsiders were peculiar looking and seemed to come from another world. For foreigners it was a surprise to look at those half-naked bodies.

The exhausted explorers had no idea where they had arrived. Between the natives and the foreigners, disagreements prevailed more than encounters. You could hear and even guess what the Europeans were talking about:

—Those females are like Eva in paradise —while they looked at them morbidly.

And about the males, they referred with contempt:

—»Those guys with those loincloths look like beasts.» We will have to bring slaves from Africa to farm these lands and exploit their riches for the crown.

People say that nothing is forever. The natives soon grew tired of caste rule, of the humiliation and extermination to which they were subjected. The roar of freedom awoke from the voices of the early martyrs. From the first independence movement of the conspiracy of Gual and España, the seed of freedom arose. These revolts spawned great leaders such as: Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre, José Antonio Páez, Francisco de Paula Santander, José Gervasio Artigas, José de San Martín, among other great leaders of the region.

Independence was achieved at the high cost of rivers of blood. The price of this feat is imponderable. Fierce, hand-to-hand battles raged for two decades. Entire towns were razed to the ground or displaced, as happened with the milestone of the Paso de Los Andes: an epic exodus. Chilling barbarities, invasions, stampedes, victories, defeats and a balance of some two hundred thousand dead; some fallen in combat, others tormented by hunger, cold and the consequent diseases.

With Bolívar, the dream of creating a great independent nation in South America «La Gran Colombia» germinated and died. This project ended up turned into a chimera, sunk by the pettiness of power. That ideal collapsed, giving way to five independent countries. In this journey we will continue along the roads from the nascent Venezuela.

The disillusionment and fatigue of residents, ex-combatants and even leaders arose. After so much sacrifice, blood and tears shed; many wondered. Was freedom worth it? Was the town ready to assume responsibilities?

Chaos reigned in the nascent Venezuela. In 1830 José Antonio Páez took the helm; to whom it corresponded to put the order and start the republican history. Páez became the new “Master of the Valley”, after banishing Bolívar. Some years of domestic wars went by promoted by shirtless rioters everywhere, with the intention of taking over the nation.

Traveling, on the route of time, we stumbled upon Guzmán Blanco. This referent character, distinguished by his Frenchified style and Enlightened autocrat, came with the intention of modernizing the country. He kept the government under his direct control for almost fourteen years and for an additional six years through puppet administrations, while he lived the good life in Paris. The architectural trail of this enlightened ruler still prevails in the center of Caracas.

The era of «los gochos» has arrived. From the Andean region, they settled in power for a long time. Between 1908 and 1935, Juan Vicente Gómez governed and swept away warlordism, which generated anarchy and instability. He chased each boss one by one until he defeated them. The transition, after his death, was led by Generals Eleazar López Contreras and Isaías Medina Angarita. In Caracas and Maracay airs of progress were breathed, people dressed elegantly. The few vehicles of the moment mixed with the carriages drawn by elegant horses.

Great advances awaited the country, politically, socially and economically. The relief of these promising leaders looked safe, in the hands of Diogenes Escalante. This character was an outstanding diplomat, who had high prestige in all national sectors. He was the consensus man to replace Medina. It was brought to him from Washington, where he was serving as ambassador of Venezuela to occupy the presidency of the nation. The issue of succession in government was already ready; but on September 3, 1945, Escalante did not show up for an appointment with President Medina Angarita, because he went crazy. Ramón José Velásquez, President Medina’s secretary, went looking for him at the Ávila hotel where he was staying but found him speaking incoherently.

This time traveler dares to infer that the country also went unwise after this event. The following facts occurred: the coup d’état of 1945, the “Acción Democrática” triennium presided over by Rómulo Betancourt, the very brief democratic period of Rómulo Gallegos, the assassination of Carlos Delgado Chalbaud and then the dictatorship of Marcos Pérez Jimenez, which fell on January 23 from 1958.

In 1958 the transitional government of Wolfgang Larrazábal gave way to the democratic era with a more seasoned Rómulo Betancourt in the political arena setting the course. This period lasted forty uninterrupted years, from 1958 to 1998. In these four decades is the most outstanding period of this journey; in which, this land, reached its maximum growth and well-being. The illusion was created that the country had achieved democratic maturity and that dictatorships had been overcome. “gross mistake”, which was revealed with the passing of this trip…

On this tour I came across the work of Francisco Herrera Luque, who described, in one of his books, «The four kings of the deck»: in the figures of Páez, Guzmán, Gómez and Betancourt. With this representation, the writer and psychiatrist defined the most influential characters in the Republican era. The milestones marked by each of them testify to their footprints.

The journey from the 1950s to the 1980s is one of economic, social, cultural and infrastructure development. Large constructions and energetic advances in education, health and welfare. Reading the newspaper headlines of the 1960s, 1970s and 1980s is to recall excellent news for the country. The discoveries of immense oil deposits were announced, and the construction of major works such as the Gurí dam, the bridge over Lake Maracaibo. Zulia state had a galloping evolution; in the south there was a gigantic mining, industrial and electricity generating complex capable of covering seventy percent of the national demand. In the capital city, complex road networks were developed, the subway, the octopus, the spider, the centipede (these are the names of the tangled superhighways of the metropolis).

Without a doubt, the eyes of all of Latin America were fixed on the frenzy of Venezuela’s progress. In the 1960s, communism threatened to spread from Cuba to all of Latin America. On May 8, 1967, Fidel Castro’s troops stormed into Machurucuto (beaches in eastern Venezuela) and were defeated by the Venezuelan army. The attempts to penetrate that ideology continued in various ways and in the shadows.

Till this point, this walk has an advantageous balance. Until a milestone of bad omen appears in the walk: the black Friday of February 13, 1983. With the sudden devaluation of the Bolívar; the once robust local currency begins the economic, moral, and political decline of this land. Long faces appear in crowds. The atmosphere became rarefied, people complained about the loss of quality of life. Would the trips to Miami, Spain, Portugal and Italy end? The howls of the charlatans and those who think they read the future: the prophets of disaster were heard. The scene was occupied by the cars nominated «Notable» who, with their analysis, caused an avalanche of frustrations in the public.

The circumstances were propitious, to start the era of the debacle. The avenging plainsman, the champion of justice, the opportunist “caza güire” made his debut: ladies and gentlemen, Hugo Chávez appeared. He debuted on the scene with a coup and then came to be considered a victim. The innocent people believed that it could not be worse and that with him we would have our endogenous Robin Hood. The nation still had immense material and intellectual reserves to get ahead, but the temptation of the shortcut tipped the balance towards the irrational.

This «Tropical Quixote» arrived in the electoral campaign offering to fry heads and announcing the destruction of corruption and the corrupt in the best positioned nation in Latin America. What he achieved was a catastrophe and his legacy is in sight. Here they say that he was like Covid 19 and his successor the new strain of this plague that has hit these lands. The Castro brothers rubbed their hands together. They were reaching the goal they had set with the assault on the coast of Machurucuto in 1967. This time they entered through the front door, without firing a shot, with a red carpet included and with projections to jump to the other side of the Atlantic. The communist project could become an intercontinental franchise.

We have traveled through this wild and sullied land, with its exuberant geography, full of happy, friendly, egalitarian and resilient people. We have seen a candid people move from the colony to freedom, from the village to the cosmopolitan, from abundance to misery, from hospitality to the terrified exodus, from joy to despair and death. What does the future hold?…

From that territory of talkative people only residents with ragged suits, walking slowly and with lost eyes on an uncertain horizon remain. Grief and indolence settle, like an imaginary cloud, over the heads of the citizens.

What a calamity! In this once abundant and generous territory for locals and strangers, today some perish on the escape routes. Crowds fleeing light luggage, leaving the soles of their shoes on foreign asphalt and planting their hearts in the land that gave them shelter.

How painful! Many of our people have had to experience Bolívar’s martyrdom: to die banned from his homeland, his loves and his customs. The OAS warns that the number of Venezuelan refugees and migrants could rise to 7 million in 2021, and by the end of August the figure rose to more than 6 million. And the trend does not seem to reverse in the short term.

You, dear reader, who have accompanied me on this fleeting journey; You will agree that at this point in the journey you see a country sailing aimlessly and desperately, while longing for a new Rodrigo de Triana who cries out for a port in sight and for a renewed Columbus who puts his feet on stable ground and kisses it with relief. The boat is, as at the beginning of the journey, right in the middle of who knows where and on the verge of collapse of its crew. By the way if I were the captain of this drifting ship I would be terrified of my fate. We have traveled, through this account, nearly 600 years and more than 5,000 miles; hoping to discover the deep traces of suffering of a people. And wishing that for some time, the hateful adage «no one learns in someone else’s head» is not fulfilled.

Cosme G Rojas Díaz

@Cosmerojas3

Tomado de mi libro escrito en español “Despertares»

No cambiaría

No cambiaría el renacer del arcoíris;

La energía de un día de soleado;

La seducción de una luna llena;

Ni el aroma de un café recién colado.

No cambiaría los besos que dan las olas a la placida arena;

La sombra de un árbol;

Ni el frenesí de una noche de estrellas.

No cambiaría la ternura de una madre;

Ni la protección de un padre.

No cambiaría la inocencia de un niño;

La rebeldía de un adolescente;

La sabiduría de un anciano;

Ni la bondad de un maestro.

No cambiaría un plácido abrazo;

Una lágrima derramada;

Ni la alegría de una sonrisa.

No bajaría ninguna estrella para complacer un capricho;

Ni le pondría alas a quien no le corresponde.

No agregaría ni quitaría un cromosoma a las especies;

Ni cambiaría al inexorable cambio.

Es a mí a quien quiero cambiar, para no quedarme rezagado.

Cosme G. Rojas Díaz

20/03/2022

cosmerojas3

¿Por qué escribo? (Tomado de mi libro «Despertares»)

Escribo porque leo.

Porque leo la vida y quiero contar lo que veo.

Leo los silencios y los ruidos;

La luz y la oscuridad;

El calor y el frío;

Lo dulce y  lo amargo;

El perfume de los campos y la fetidez de la muerte.

Leo la alegría y el dolor; el mío y el ajeno.

A veces no sé si imagino o es que leo.

Es que hasta en mis sueños leo;

Y cuando estoy despierto también leo.

Escribo, porque el corazón ordena;

Y sólo escribo lo que leo.

@cosmerojas3

Pensamientos emociones y sentimientos

No pienso como nadie: nadie piensa como yo. No experimento las emociones como nadie, ni nadie las percibe como yo. En consecuencia; no me siento como nadie, ni nadie puede sentirse como yo.

Tenemos tanto en común y sin embargo somos diferentes. Poseemos el mismo diseño y aun así nuestras capacidades y comportamientos resultan tan variopintos. ¡Qué alivio!

Mis pensamientos, mis emociones y mis sentimientos me dan autenticidad e independencia, aunque en ocasiones eso significa que me sienta solo. Solo en mi mundo, a veces, incapaz de expresar con precisión lo que por mi mente y por mi espíritu deambula.

De manera que, escribo desde mi trinchera; y mucho de lo que pienso, percibo o siento se queda en el tintero de mi corazón o atrapados en los enredos de mi imaginación. Usted tiene su propio recipiente donde amalgamar su ser. Me resulta interesante darme cuenta de que mis vivencias pueden despertar o conectar con las particularidades de mis semejantes. De eso se trata la comunicación, la cual que nos hace sociales y humanos.

¿Qué sería de nosotros sin pensamientos, sin la capacidad de dar respuestas a los factores que nos rodean o sin esa elaborada y subjetiva forma de escalar las emociones a sentimientos? Sin esas capacidades sencillamente no existiríamos.

20/02/2022

Cosme G. Rojas Díaz

@cosmerojas3

Desesperanza un 23 de enero

VENEZUELA PADECE DEL SÍNDROME DE LA DESESPERANZA

La desesperanza es terrible y arrastra a quien la padece a claudicar a sus derechos básicos. Este estado puede conducir de la rabia a la impotencia y luego a la resignación; a pensar que nada es posible y a la ofuscación contra todo intento de avanzar.

Ningún logro se puede alcanzar sin una dosis de entusiasmo; esa a la que los cansados de la lucha califican de ingenuidad, es un requisito sine qua non para emprender una y otra vez las iniciativas de lucha.

En los últimos 23 años, a los venezolanos, se nos ha ocasionado mucho daño y hemos experimentado amargas desilusiones, nos hemos achicopalado con las derrotas y hemos desestimado cualquier logro por considerarlos inútil e intransigente. En el Arte de la Guerra, se le da gran importancia a mantener en alto la moral de las tropas. Cuando la actitud de lucha decae el enemigo la tiene fácil.

En múltiples ocasiones permitimos que el oficialismo transforme sus derrotas en victorias; mientras nos encargamos de destruir nuestras posibilidades y menospreciamos nuestros avances. El pesimismo es tan letal como la ingenuidad; el primero nos conduce a la paranoia y termina por causar caos o inamovilidad; y el segundo puede llevar al primero en una demoledora trampa. Ya hemos sentido el amargo sabor de las irracionales peleas internas, algunos se molestan y se agreden dejando heridas. Discutir está bien y es necesario, pero debe hacerse con respeto y sin olvidar que nos une un objetivo común. En ocasiones nos entrampamos con nuestros códigos y trancamos las posibilidades. “Por ese camino yo no voy porque es contrario a mi lógica, a mis principios o a mi razonamiento”. Parece que olvidamos que en la guerra los enemigos son implacables y no respetan reglas. Aspiramos soluciones perfectas, rutas impolutas de cero costos; esas utópicas expectativas nos alejan de las metas posibles. Nos hemos convertido en impacientes e inflexibles, los del todo o nada, los del ahora o nunca.

La vida real está llena de zanjones  e inescrutables obstáculos. No transitamos por caminos normales. Es bueno saber que la verdad absoluta no está a nuestro alcance: ¡gracias a Dios! Los rumbos factibles no son siempre los más cortos o los que lucen como los ideales, a primera impresión. En ocasiones se debe tomar decisiones productos de complejas y circunstanciales realidades. Los resultados, de estas ecuaciones, no son siempre favorables; ni tan obvios, ni tan agradables, pero podrían ser los más convenientes y los que menores daños causen. En las batallas que no se puede ganar, toca mitigar las perdidas, con la vista en el mediano o largo plazo. El carácter, la determinación y la constancia suelen generar beneficios aunque estos no sean instantáneos.

Es necesario aprender de los errores, pero también de los aciertos y no sólo para darse ánimo sino para construir nuevas posibilidades. Se ha dicho, y con gran razón, que nos ha faltado creatividad y astucia; agregaría que también adolecemos de paciencia, empatía y sentido de la historia. Los líderes de la generación del 28 supieron leer el momento y construyeron un acuerdo de largo plazo, los de ahora no han mostrado ese nivel.

El caso de Barinas fue una importante victoria desde muchos ángulos que se analice. Una acción contundente y valiente de ese pueblo demostró el carácter indómito del llanero. El oficialismo cayó en un desconcierto total, eso no es cualquier cosa ver las inmensas contradicciones de su campaña y el escandaloso arrebato de furia desatado en el robo a la voluntad del pueblo en la elección del 21 de noviembre. Las torpezas de  los sectores de los oficialistas, las peleas de Maduro y Cabello contra los Chávez, al tiempo que el candidato oficialista mostraba los lánguidos ojitos del fallecido y otrora líder del socialismo del siglo XXI, mientras se hizo acompañar por la hija de su exsuegro. Chávez contra Chávez. ¡Qué enredo! El arsenal desproporcionado de fuerzas, militares; de intimidación vulgar, ventajosa, tramposa y descabellada de la campaña. Después de este evento el régimen estará aún más cauteloso y mañoso con cualquier cosa que huela a elecciones libres. Me resulta irrespetuosa para el pueblo barines y autodestructiva la hipótesis de que se dejaron ganar; pensar así puede ser un indicador de la desesperanza.

Cosme Rojas Díaz
23 de enero de 2022
@cosmerojas3

Reflexiones de inicio de año 2022

Hoy mi esposa me mostró una foto de un recién nacido y  confieso que normalmente a todos los neonatos los observo muy parecidos. Prefiero quedarme callado cuando la mayoría comenta ¡Ay que bello!, igualito al papá o al abuelo…, pues la verdad es que me lucen arrugaditos y con rasgos incipientes. Sin embargo este retrato sí que me conmovió; pues capturó la imagen de una criatura en un estado de éxtasis. Una sublime sonrisa irradiaba de su rostro. ¡Me estremeció!

Enseguida escuché las interrogantes que mi esposa manifestaba. ¿Por qué se reirá?, ¿Estaría soñando?, ¿Qué sensaciones tan placenteras estaría experimentando? Y remató comentando: “se nota que no extraña para nada su antigua zona de confort, pues haría sólo unos días habitaba y dependía del vientre de su madre”. En lo particular me pregunté ¿En qué lugar de nuestro recorrido, por la vida, perdimos esa energía? Sin duda alguna, aquella imagen, es una muestra evidente de lo que es la felicidad.  

Así debería ser cada inicio de ciclo, cada mañana y cada nuevo año. Podemos empoderarnos de nuestro destino, hacer que el pasado se constituya en nuestras memorias y referencias, que nuestro presente sea lo que realmente importa pues es allí donde transcurre la vida y el futuro sea la consecuencia de nuestro carácter. Deberíamos tener la sencillez de romper con los paradigmas del confort y experimentar los desafíos del aquí y del ahora. Tener la dicha de saborear cada despertar con el mismo idilio del neonato, tomando en cuenta que cada día es una nueva oportunidad.

“Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado.”- Miguel de Unamuno

Estamos ya en el segundo año de la pandemia y nos hemos tenido que adaptar a cambios severos. Todos hemos perdido a algún ser querido o a un amigo cercano, en la cruel batalla ante esta calamidad.

Es insólito ver como la humanidad no aprende de sus errores. Causa desasosiego el desprecio a nuestras potencialidades y facilidades. Hemos avanzado en ciencias y tecnologías, pero nada en cuanto a los valores del espíritu. A estas alturas de la historia, la vida debería ser más fácil y de mayor calidad, pero no empleamos nuestras herramientas con sabiduría. ¿Cómo y dónde estaríamos, si aprovecháramos todas nuestras capacidades para el bien común, en lugar de distorsionar cada idea? Nos hemos convertido en el más eficaz detractor de nuestra existencia. La raíz del mal se afianza en la ausencia de caridad: eso es lo que nos deshumaniza. Hemos dado un uso errado al libre albedrío, optando por lo banal y por lo inicuo. Nuestros comportamientos nos conducen a la autodestrucción y a la de nuestro entorno. Hemos claudicado a los dones que nos ha entregado el Creador y doblegado nuestra presencia ante los más fútiles propósitos.

En la escuela nos decían que los seres vivos se caracterizan porque nacen, crecen, se reproducen y mueren; pero los humanos no fuimos creados para esa insulsa faena. Aunque somos casi insignificantes en el vasto  universo, tenemos la capacidad de percibir a través de nuestro intelecto y espíritu. El asunto no es el insípido que nos contaron. Todos los caminos nos conducen a las eternas preguntas: ¿Cuál es el propósito de nuestra existencia?, ¿Si no hubiera una intención precisa, qué sentido tendría entonces esta inútil conciencia?, ¿Qué nos depara el futuro?… La búsqueda y el afán por descubrirnos y superarnos están escritos en nuestro ADN y nos acosan con inclemencia.

Los pobres de espíritu deambulan como zombis, esperando que la muerte se los lleve; mientras se dedican a sabotear a todo lo que huela a virtud, o a quien demuestre buena voluntad. Esos son los que no viven y que sólo existen.

Terminamos el segundo año marcado por la pandemia del coronavirus y la sociedad sólo parece perturbada por el cuándo salimos de esto, sin importarle el cómo llegamos a esto. Vivimos en una sociedad de perezosos y temerosos, la gente tiene flojera y miedo de pensar, de buscar y de descubrir. Mucho se habla de libertad de la boca para afuera, pero pocos tienen el arrojo de tomar el control de sus vidas. Sofisticadas formas de esclavitud imperan disfrazadas de modas. Se han confeccionado falsos ropajes de lo loable y es bueno saber que la verdad no requiere de rebuscados adornos, ni de complejas justificaciones. Se crean corrientes mundiales que se inflan  como la espuma, pero que carecen de sustancia. Es común observar como algunos mediocres se enriquecen a expensas de las masas; mientras que los talentos son subestimados.

Han surgidos ideales en el mundo que lucen como meras modas. Estas tendencias se parecen a los flacos deseos por cambiar al mundo, que nos formulamos en cada inicio de ciclo. Al final se desvanecen por no tener sustentos ni determinación en la metas. Los cambios factibles se fundamentan en convicciones lúcidas, coherentes, consistentes y de elevadas motivaciones. Reinan las contradicciones pues creamos segmentaciones para defender las desigualdades.

Una dama no arriesga su compostura para demostrar su valor. Las mujeres notables destacan por su inteligencia y sus cualidades, jamás tienen que suplicar por reconocimiento con estridencias. Un auténtico caballero sabe apreciar su rol y el equivalente para nuestras compañeras. A una mujer se le quiere y se le admira por lo que es y por lo que representa. Ellas pueden y deben ocupar sus lugares en todos los estratos y quehaceres; sin ninguna condición. Los colores de la piel representan la riqueza de los matices de la creación y no son más que eso. Vivimos acosados por las amenazas de las jerarquías y el poder eso nos conduce a la confrontación. Las religiones no son más que formas y métodos para ejercer la espiritualidad y nunca deben convertirse en causas de odio, cuando esto ocurre pierden su razón de ser. Evitemos enredarnos entre el querer ser iguales y el defender la diversidad. Motivemos a nuestros niños a respetar, a querer a los semejantes, a los animales y a la naturaleza. No sembremos ni alimentemos las distinciones y promovamos la vida de una manera sencilla y amplia.

En lo personal no veo que estemos cerrando o abriendo algún ciclo, más bien pienso que estamos viviendo tiempos sombríos. Veo que el contador se movió de 2021 a 2022, pero no aprecio hitos relevantes.

Ojalá despertemos del letargo de la indolencia y de la ingratitud, sólo así alcanzaremos progresar en todos los aspectos.

Cosme Rojas
1 de enero de 2022
@cosmerojas3

El poder de la palabra

La palabra es la unidad básica del lenguaje. Este componente constituye una pieza única y autónoma la cual puede generar reacciones y consecuencias, para bien o para mal.

La palabra se puede asemejar a una pieza de un rompecabezas y es fundamental para elaborar un mensaje con sentido. Es como una semilla con un arsenal de información, que espera por su espacio y su momento. Transcurre tiempo para que el efecto dominó surta su efecto. Desde un pequeño grano caído en tierra fértil brota un imponente árbol, el cual se convierte en huésped para otras vidas y se establece como parte esencial del ecosistema. La palabra puede alcanzar la eficacia de una semilla, como la expresada en la siguiente cita:

“Señor, yo no soy digno de que entres a mi casa; pero una sola palabra tuya bastará para curarle…”.- Mateo 8:8

Similar a un óvulo, la palabra, puede ser fecunda y permanecer en espera activa por el ambiente adecuado; para dar inicio a un nuevo ser. Es falso que las palabras se las lleva el viento, nunca se les debe subestimar ni despilfarrar. Es equivocado decir que las palabras son huecas: aunque en muchos casos resulten mal usadas o derramadas en lugares impropios.

Cultivar la palabra es labrar el espíritu y el intelecto.  En el milagro de la vida hay armonía perfecta, se funden los elementos seleccionados en una danza de impecable sinergia. Cada músico de una orquesta tiene su propósito y sus turnos para actuar. La exactitud de la sincronía no tolera la improvisación. El ritmo inexorable marca las pautas de las entradas y salidas de la escena. El silencio es de gran valor y en ocasiones dice más que las palabras.

«Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo».-Ludwig van Beethoven

Es tan extraordinaria la dimensión de la palabra que en la biblia abundan múltiples textos que la destacan. Una cita elocuente es la siguiente:

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”.  -Juan 1:1.

Dios nos creó a su imagen y semejanza, de hecho nos dotó del vigoroso don de la palabra; nos corresponde darle un uso ilustrado.

Cosme Rojas Díaz
26 de diciembre de 2021
@cosmerojas3

«Despertares»

He recibido la siguiente notificación de Amazon:

“¡Felicitaciones! Su libro de tapa blanda «Despertares» ya está a la venta en Amazon.  Y también lo está en formato ebook https://www.amazon.com/dp/B09MBG1N2X/”.

Esta obra es la número siete en mis andanzas por este mundo literario. Aprovecho para agradecer a mis familiares, amigos y lectores por estar pendientes de mis escritos y animarme a expresar lo que me mueve el piso. Es muy fácil de encontrar y de adquirir.

Les dejo la sinopsis y un ligero abrebocas de las 129 páginas de este libro:

Sinopsis de la obra

Despertares es una colección de relatos cortos, reflexiones y versos. Algunas de las narraciones están basadas en historias reales, ajustadas para acercarlas al lector. La intención del escritor es compartir su relación con el camino de la vida.

Todo ser humano es único, está concebido para crear y está signado por la búsqueda del sentido y la razón que lo trajo al mundo. Recorremos nuestros andares entre la indiferencia y la pasión. Hay momentos en los cuales nos agotamos y pretendemos escapar de los mandatos del alma, pero siempre subsiste en nuestro interior una voz que nos invita a descubrirnos.

Nos doblegamos ante los “problemas y los “miedos”, mientras nos aburrimos de lo cotidiano. Así son nuestras paradojas. Sentimos apego por las cosas y despreciamos la belleza de la sencillez. Ponemos más tesón en ser importantes que en ser felices. Nos empeñamos en las metas y nos perdemos de las anécdotas del camino.

En estos tiempos de tecnologías de las comunicaciones, los lazos familiares y de amistades se han visto más afectados. Tenemos mayores accesos a la información, poderosas herramientas para entendernos y crecer; pero optamos por lo burdo.

Hemos perdido la sensibilidad de apreciarnos y de valorar a nuestros semejantes, a los animales y a las maravillas de la naturaleza. Nos empeñamos en las apariencias, atrofiamos nuestros sentidos y desatendemos a nuestras corazonadas. Ahora las modas abarcan más que los trapos y eso genera mayor alienación. En la misma medida que los valores del espíritu decaen, desaprovechamos el regalo de la vida. Un regalo Divino que se extiende por cada minuto que respiramos, reímos, lloramos y amamos.

Abrebocas:

Un viaje a través del tiempo

“¡Qué calamidad! En este otrora territorio abundante y generoso para propios y extraños, hoy algunos perecen en los caminos de la escapada. Muchedumbres que huyen ligeras de equipajes, dejando las suelas de sus zapatos en asfaltos foráneos y sembrados sus corazones en la tierra que les dio cobijo”.

Mi primer maratón

“Nada fácil, el dolor crecía cada vez que uno de mis pies golpeaba el suelo. Pensé que no podía dolerme todo, pues sólo estaba corriendo. Mientras seguía la marcha exploré mi cuerpo con mi mente y me percaté de que desde el cuello hasta los dedos de los pies, todo era un tormento. Quizá usted, estimado lector, dirá que esto es masoquismo; yo también lo pensaba antes de esta carrera, pero me seguía moviendo”.

¿Por qué escribo?

Escribo porque leo.

Porque leo la vida y quiero contar lo que veo.

Leo los silencios y los ruidos;

La luz y la oscuridad;

El calor y el frio;

Lo dulce y  lo amargo;

El perfume de los campos y la fetidez de la muerte.

Leo la alegría y el dolor; el mío y el ajeno.

A veces no sé si imagino o es que leo.

Es que hasta en mis sueños leo;

Y cuando estoy despierto también leo.

Escribo, porque el corazón ordena;

Y sólo escribo lo que leo.

La vida es Fugaz

«Están ordenadas y apiladas las hojas, listas para despachar a la imprenta y crear miles de copias. De repente un rayo cae al lado de la cabaña del artista y se desata un feroz incendio que consume aquel inédito mundo. Sólo su autor conoce su contenido, pero ni siquiera él podrá recrear lo que el fuego consumió.

La vida es real y también efímera…”.

Aquí les dejo el enlace a mi portal de autor y la lista de localidades en línea; para que puedas adquirirlo en cualquier rincón del mundo dónde te encuentres: https://www.amazon.com/Cosme-Rojas/e/B01DAX9X6K.

O a través de la plataforma Amazon de tu ubicación geográfica: amazon.com; amazon.es; amazon.co.uk; amazon.de;  amazon.fr; amazon.in; amazon.co.jp; amazon.it; amazon.com.br.

Cosme Rojas Díaz

21 de noviembre de 2021

@cosmerojas3

Anuncio la publicación de: “Despertares”

Con gran satisfacción anuncio que, para finales de este mes de noviembre de 2021 estaré publicando mi más reciente libro “Despertares”. Dios  mediante, este será el número siete en mis andanzas por este mundo literario. Aprovecho para agradecer a mis familiares, amigos y lectores por estar pendientes de mis escritos y animarme a expresar lo que me mueve el piso.

En este momento la obra se encuentra en los toques finales (completada la edición, maquetado y diseño gráfico). Estará disponible, para que la puedan adquirir, a través de la plataforma de Amazon, en los formatos digital (Kindle) o físico (Tapa Blanda) según su preferencia de lectura. Les dejo un ligero abrebocas de las 128 páginas de este libro:

Sinopsis de la obra

Despertares es una colección de relatos cortos, reflexiones y versos. Algunas de las narraciones están basadas en historias reales, ajustadas para acercarlas al lector. La intención del escritor es compartir su relación con el camino de la vida.

Todo ser humano es único, está concebido para crear y está signado por la búsqueda del sentido y la razón que lo trajo al mundo. Recorremos nuestros andares entre la indiferencia y la pasión. Hay momentos en los cuales nos agotamos y pretendemos escapar de los mandatos del alma, pero siempre subsiste en nuestro interior una voz que nos invita a descubrirnos.

Nos doblegamos ante los “problemas y los “miedos”, mientras nos aburrimos de lo cotidiano. Así son nuestras paradojas. Sentimos apego por las cosas y despreciamos la belleza de la sencillez. Ponemos más tesón en ser importantes que en ser felices. Nos empeñamos en las metas y nos perdemos de las anécdotas del camino.

En estos tiempos de tecnologías de las comunicaciones, los lazos familiares y de amistades se han visto más afectados. Tenemos mayores accesos a la información, poderosas herramientas para entendernos y crecer; pero optamos por lo burdo.

Hemos perdido la sensibilidad de apreciarnos y de valorar a nuestros semejantes, a los animales y a las maravillas de la naturaleza. Nos empeñamos en las apariencias, atrofiamos nuestros sentidos y desatendemos a nuestras corazonadas. Ahora las modas abarcan más que los trapos y eso genera mayor alienación. En la misma medida que los valores del espíritu decaen, desaprovechamos el regalo de la vida. Un regalo Divino que se extiende por cada minuto que respiramos, reímos, lloramos y amamos.

Del autor

Soy un escritor por vocación, movido por un mandato interior que me acecha y no me da tregua. Desde la adolescencia sentí el llamado a la escritura y ahora de adulto he vencido el miedo para abordar esta pasión. Soy un profesional de Tecnología de la Información y las Telecomunicaciones con una fructífera carrera y ese es otro capítulo de mi vida.

Reacción de uno de mis lectores  “beta”:

“Las canciones que impactan y llegan a un éxito son muchas veces obras de un auto-cantor, las letras, la melodía y la manera de cantar tocan la piel de los escuchantes. Lo mismo me pasa con las poesías.

Esa misma sensación me invade cuando leo estos impactantes relatos propios que nadie más puede relatar como tú mismo lo viviste. En esa lectura siento latir mi corazón, leo más despacio porque no quiero perder ninguna emoción y ninguna huella de dolor o emoción en tus palabras. Siento que tocan la vida, no me pueden dejar indiferente porque me tomas por el brazo y me obligas a interesarme por lo que te está pasando.

Si te digo que a veces uno ojea y pasa la lectura saltando de una línea a la otra como una liebre, sin embargo, estas páginas las leo y las repaso a paso de morrocoy. De paso, me imagino que al poner sobre papel estas narraciones (gracias a Dios sigue existiendo papel para dejar algo palpable) a ti también te sube la adrenalina y sientes revivir el momento.  ‘Mi primer maratón’ o ‘De repente’ me encantaron por su brillante reflejo de cercanía a lo vivido”.

Cosme Rojas Díaz

6 de noviembre de 2021 @cosmerojas3