Archivo de la categoría: Opinión

Opinión del acontecer y del entorno.

¿A qué países les conviene que el gobierno de Maduro se mantenga en el poder y por qué?

No estoy seguro si los países interesados en mantener el actual régimen, en Venezuela, estén enfocados en conservar a Maduro en el poder. Es vox populi las escandalosas  torpezas de este mediocre personaje. Ya nadie lo soporta. Hasta sus antiguos aliados le comienzan a dar la espalda, léase Podemos y Zapatero en España, o Petro en Colombia.

Una alternativa, para los patrocinadores de este desastre, es generar un aparente cambio, promoviendo una nueva ficha, para que todo siga igual. Es muy probable la inminente salida de Maduro, pues está cuestionado por factores exógenos y endógenos. Hasta dentro de las mismas filas de chavismo, lo detestan. Ya nadie lo respeta.

El primer país que necesita mantener el régimen castro chavista, dentro de Venezuela, es Cuba. La razón es muy simple, porque de eso depende gran parte de sus mermados ingresos y porque Venezuela le ha servido para prolongar la supervivencia del comunismo. Esta isla con forma de Caimán ha extraído inmensos recursos de Venezuela, con la anuencia de Chávez y ahora de Maduro. Ellos han cambiado oro por espejitos. Deben estar muy angustiados con el retroceso del “Socialismo del siglo XXI”. El continente se ha estado moviendo en dirección opuesta a sus intereses, con la excepción de México. Les ha afectado los cambios políticos en Perú, Argentina, Ecuador, Chile, Colombia, USA y más reciente en Brasil. Se apaga la esperanza de subsistencia de esa paupérrima nación, a menos que ocurra un evento sobrevenido. Los médicos cubanos expulsados de Brasil se irán a México, a ver cómo evoluciona eso.

Luego están los chinos y los rusos, porque tienen intereses económicos, más que geopolíticos. Requieren recuperar sus amañadas inversiones del devastado sector petrolero. Corren el riesgo de que un eventual nuevo gobierno desconozca la legalidad de sus oscuras negociaciones.

Seguidamente están Nicaragua y Bolivia por ser beneficiarios y sobrevivientes de las “bondades” de esa entelequia llamada el “ALBA”. A estos países Venezuela les ha donado cantidades inmensas de dinero, de materiales, de plantas eléctricas y se les ha comprado basura. Ellos desean que siga el despilfarro que tanto les ha favorecido.

Luego estarían países como Turquía, Irán, Corea del Norte; más por razones políticas, apelando a la conveniente hipocresía de la autodeterminación de los pueblos. Y por temor a que las naciones les apliquen o incrementen las sanciones a sus perversos regímenes.

3 de enero de 2019

@cosmerojas3

¿Cuarta, Quinta, o una sola República?

¿Por donde comenzar a en rumbar el país?

El foco para construir un mejor país, pasa por reconocer los obstáculos o elementos in habilitadores, que no nos dejan progresar.

Nos hemos distraído y desgastados con discusiones intrascendentes. Estamos atrapados en concepciones inútiles que nada aportan a la vida republicana. El abuso del lenguaje ha creado el caos en el cual vivimos, se ha impuesto la desesperanza. Se ha sembrado mucho odio y hoy cosechamos estas tempestades y ruinas. Nos han manipulado para llevarnos a pelear entre familiares, amigos y con otras naciones, por temas insustanciales. Hemos permitido que el país se haya deteriorado de manera acelerada, inexplicable e inexcusable. Venezuela, con sus envidiables e inmensos recursos debería estar ocupando un puesto de liderazgo político, social y económico en este continente; en lugar de esto hemos descendido a los últimos puestos, con los peores indicadores de desempeño de la región y del mundo. Queda al descubierto la imperdonable mediocridad, con la cual se han dilapidado los mas altos ingresos de nuestra historia.

Para enderezar este descomunal entuerto es necesario hacer cambios profundos y con una visión de largo plazo. Sino analizamos en profundidad, con la participación y el compromiso de toda la sociedad, no saldremos de esta trampa. Me voy a referir a tres temas, que considero importantes tomar en cuenta, en este proceso de retroceso en el cual hemos venido transitando y que pueden ser marco para cualquier plan país. .

Primero: el absurdo, continuo e inútil esfuerzo por fundar y refundar la nación, por cualquier excusa.

En estos tiempos la moda son las estériles discusiones de la Cuarta o Quinta República. De lo cual por cierto, no he conseguido cual es el hito marcador de esta supuesta transacción. Si acaso es una nueva Constitución entonces esta historia sería mas versionada que la serie Rocky y andaríamos entonces por la veinte seisavas república. Desde 1811 hasta 1999, la nación ha tenido 26 cartas magnas. Ya hay quienes hablan de la necesidad de crear la sexta ¿Estaremos persiguiendo algún record guiness con este infructuoso y disparatado afán? Seamos serios y sensatos de una vez por todas y vayamos a a raíz de nuestras carencias y pongamos el enfoque en un civismo de alto nivel y de larga duración. La Patria existe, desde que Simón Bolívar conquistó la Libertad, y punto; con sus carencias y con una serie de atributos labrados en el transitar de dos siglos. Es bueno que nos estudiemos y nos conozcamos, pero se debe andar con los pies sobre la tierra.

Esta improvisada cambiadera de constituciones y parafraseando aquella famosa sentencia de Francisco de Miranda; podemos decir que esto es Puro Bochinche. Se evidencia una inmensa inmadurez e inestabilidad nacional.

Existen principios universales de derecho, en los cuales se abarcan los derechos humanos como rectores de cualquier sociedad civilizada. En eso se debería basar cualquier carta magna. Una de nuestras claras debilidades es la visión de corto plazo, pues jamás se puede construir un país bajo estas severas limitaciones. Las leyes tienen su estructura y están regidas por lineamientos macros constitucionales, sobre estos instrumentos es que se deben realizar los cambios y ajustes que el progreso demande. Se debe cambiar, pero los fundamentos no pueden estar sujetos ni a ideologías ni a las tendencias, ni mucho menos a los antojos del gobernante de turno.

El segundo: el militarismo dominando a la sociedad civil.

Los militares deben entender de una vez por todas que ellos deben estar subordinados al poder civil; su función es velar por que prevalezcan la nación y sus nacionales. Hay roles que no se deben ejercer de manera simultanea; ejemplo ser juez y parte, o ejercer el poder político y militar. La Fuerza Armada con poder político resulta de una desproporción inmensurable. El civismo es la evolución de las ideas, es la convivencia en armonía de múltiples factores: sociales, culturales, económicos y religiosos. El militarismo se centra en la guerra en la victoria y en la derrota. Resulta una calamidad, dirigir una nación como se hace con un cuartel. Es un contrasentido tratar de imponer la paz y el progreso. La paz verdadera y duradera no puede estar fundada sobre las ruinas de un orden anterior. Obligar el orden o imponer las ideas con las armas no es digno de seres humanos.

Sin duda la concepción militarista ha sido un gran problema estructural, desde que obtuvimos la independencia de España, nuestros militares, milicianos y aprendices de estas disciplinas; no han entendido el principio universal de que el país es y debe ser Civil. Después de la guerra independentista, en Venezuela continuaron múltiples guerras fratricidas, dirigidas por caudillos y milicianos improvisados. En nuestra patria se ha derramado mucha sangre. Gómez extinguió el caudillismo, la oligarquía y se desdibujaron las dinastías sociales. Nos hicimos un país de iguales, las diferencias radicaban en los recursos económicos. Sin embargo continuamos sujetos a las ambiciones militares. En los cuarenta años de democracia, nos hicieron creer que el fantasma militar se había terminado y resultó ser una ilusión pasajera. Por otra parte, muchos civiles sentían nostalgia del dominio de la fuerza, añorando el mando de cualquier cachucha. Soñando ingenuamente con falsos y autoritarios mesías, como la panacea a todos nuestros males. Como resultado; los militares volvieron por sus fueros, de la misma manera como lo han hecho a través de la historia: alzándose en armas. Fueron cuarenta años de conspiraciones ocultas, hasta que se presentó una excusa para dar el zarpazo visible, seguramente ocurrieron unos cuantos intentos golpistas y se frustraron antes de nacer. Luego, quienes intentaron alcanzar el poder por la fuerza se disfrazaron de demócratas, sin abandonar sus uniformes ni sus armas. Convirtieron la política en una campo de guerras, cargado de un lenguaje de fantasiosas y ridículas épicas. Aquí los tenemos hoy, pataleando para quedarse como los nuevos amos del valle.

El tercer elemento que nos ha causado inmenso daño es el fanatismo.

Ha regresado la moda de la revolución. Lo malo no es la revolución per se, sino el fanatismo que este genera. No hay nada de malo en ser militar, político, deportista, obrero, estudiante, ama de casa, artista, productor, comerciante, bohemio, religioso o intelectual. Lo malo es querer imponerse en la sociedad y querer volver polvo cósmico a quien piense diferente. Lo malo es no reconocer, apreciar y respetar al otro.

El fanatismo es perversamente dañino, es irracional y visceral. En muy corto tiempo invade mucho espacio, deja profundas heridas y frustraciones. La memoria del fanático es de corta duración, es obtusa, no registra lecciones, hace ruido para no escuchar y repite sin argumentos sólidos. Ante el planteamiento de ideas distintas, el fanático, responde con insultos y agresiones. El fanático no está dispuesto a la auto critica, cuando se desilusiona no evoluciona, sino que experimenta una metamorfosis a otras formas de delirios.

¿Como cambiar?

Si queremos un país distinto debemos reconocer estas tres limitaciones que atentan contra nosotros mismos y contra nuestra querida tierra.

Es preciso comenzar por usar la sensatez y reconocernos los unos a los otros. Es necesario que cada quien haga lo que sabe y debe hacer: Los curas a su iglesia, los militares a sus cuarteles, los estudiantes a formarse, los agricultores al campo, los electricistas, petroleros e industriales a levantar las plantas, los artistas a su arte y cada quien a lo suyo.

La historia de nuestro país, no es la que se ha tratado de reescribir desde hace tres lustros. Estos que hoy se aprovechan del poder: no nacieron hace quince años, ni son extraterrestres; muchos de ellos estudiaron en nuestras instituciones militares y en nuestras universidades públicas (gratuitas por cierto), son unos malagradecidos.

Rescatemos lo mejor del gentilicio venezolano, los modales que nos han distinguido como seres amables, jocosos, sin racismos y tolerantes. Tenemos la oportunidad de salir fortalecidos de esta crisis, de convertirnos en referencia de crecimiento, de progreso y en destino turístico para muchos extranjeros.

Cosme G Rojas D

Agosto 2015

El legado de la patria

Con inmensa y empalagosa cursilería se intenta justificar lo injustificable. Así son este tipo de regímenes, cuando ya no pueden con la inexorable realidad la inventan y mediáticamente tratan de venderla. Luego de 15 años el balance se puede expresar en una sola palabra sencillamente, devastador. Todo esto ha ocurrido en tres lustros como les gusta decir a los del poder en “Socialismo”, igual tiempo al de tres gobiernos de la era democrática ¿Dónde estábamos en el año 1998? y a ¿donde hemos llegado en el año 2013?  Todos los grandes indicadores revelan un inmenso e inocultable retroceso de la vida republicana.

Este régimen insaciable de poder ha devastado lo que funcionaba y nada ha construido, más que división y odio. Éramos un país petrolero con inmensos recursos, que lamentablemente no había podido enrumbarse hacia el desarrollo sustentable. Pensadores de la talla de Uslar Pietri con su famosa frase de “Sembrar el Petróleo y Pérez Alfonso, criticaron la forma tan ineficiente e irresponsable como se manejaron los ingresos del “Excremento de Diablo”. A pesar de esas costosisimas e irresponsables fallas de quienes dirigieron,  éramos referentes y envidia de nuestros vecinos de este hemisferio. Con un dólar a 4,30 hasta algunos de mis vecinos del barrio podían viajar a España. Necesitábamos un cambio de rumbo, para ir al progreso, pero tomamos la inmediatez y estupidez del  atajo al barranco en que nos encontramos ahora.

La PDVSA de hoy,  lejos de los tres primeros lugares en escala mundial en que solía estar,  triplicó su nómina del 2002 (sólo en cantidad pues la calidad fue otra cosa muy distinta), produce cerca de 1/3 menos que antes, y además está fuera de su foco natural de negocio con otras múltiples e inútiles tareas;  todas con patéticos resultados (Pudreval, Casas de materia contaminante PVC, que menos mal no se han producido en mayores cantidades y la escandalosa malversación de recursos humanos y materiales en proselitismo político).

Hemos alcanzado, cuesta abajo, los nada orgullosos records rojos del continente en materias como: Inflación, inseguridad, escasez, La peores y más atroces cárceles del hemisferio, el peor desempeño económico. En el mismo lapso han crecido nuestros vecinos: Colombia, Perú, Chile, el mismo dolarizado Ecuador, Brasil. Hasta en países muy pobres de Centroamérica  los supermercados se encuentran totalmente abastecidos (exceptuando por razones obvias los casos de: Cuba, Haití, Nicaragua y Honduras).

En conclusión el legado, es que «por ahora» reina la insensatez pero aún nos queda patria. Si, una patria mancillada y humillada por los intereses del castro comunismo. Hemos retrocedido como 30 años atrás de donde estábamos en 1999.

Cosme G Rojas D

15/09/2013

¿De qué medios nos hablan?

Hasta cuándo escucharemos esta trillada amenaza y delatadora excusa de incompetencia. Un régimen que sólo ha sido exitoso en materia de concentrar y mantener el poder, no debería seguir con esta grosera cantaleta. Es harto conocido que quien maneja la información maneja el poder y movidos por esto ellos dedican toda su energía en el tema. Sin embargo es útil y oportuno recordar esta famosa frase de Lord Acton, “El Poder Corrompe y el Poder Absoluto Corrompe Absolutamente”.  Las bajas ambiciones por dominar y someter voluntades son tan antiguas, como conocidas, pero cuando las costuras se ven y además son impresentables delatan a un pésimo sastre. Durante los últimos tres lustros, hemos sido testigos y conejillos de implacables persecuciones y humillaciones, a través de los más perversos y rebuscados métodos, a la libertades de pensamiento y opinión.

El régimen ha logrado el objetivo de manera parcial, más cuantitativamente que cualitativamente. En lo cuantitativo se puede enunciar: el cierre  de RCTV y de más de 70 emisoras de radio, la autocensura de dos conocidos canales de televisión abierta, chantaje constante y amenazas políticas y económicas a los diversos dueños de medios privados y más recientemente la disimulada quiebra de Globovisión para llegar a su planificada compra. La razón por la cual el éxito ha resultado parcial radica en razones imponderables, pues el ser humano es por naturaleza luchador y fabrica nuevos caminos para obtener las metas que les son prohibidas. En estos tiempos de moderna tecnología el otrora Radio Bemba ha evolucionado a las nuevas formas de las llamadas redes sociales, con amplio alcance geográfico y con oportuna instantaneidad. Hoy en día todos somos comunicadores potenciales, luego todos somos Medios.

De manera que un régimen con tanto poder, no puede esconder sus extravagantes y cada vez mayores ineficiencias, con la infantil y torpe excusa de culpar a los Medios. ¿Cuáles Medios?. Vaya! semejante autogol en el cual incurren. No complacidos con esto y si de profundizar sus errores se trata,  crean un Noticiero de la Verdad, otro disparate más para el ya abultado expediente. Es conveniente aconsejar a quien se crea dueño de la verdad, que incurre en un  acto abismalmente: pedante, necio y de mayúscula ignorancia. Primero la Verdad está en una dimensión muy superior a lo humano, pertenece al dominio de lo Divino. Nadie en su sano juicio puede creer poseer la verdad, sobre esta el único Derecho Intelectual lo tiene Dios. No obstante en nuestro rol de mortales tenemos el deber existencial de buscar continuamente la verdad, de la única manera que nos es posible, con absoluta honestidad. Al mismo tiempo debemos reconocer que muy probablemente estemos percibiendo una parcialidad de un todo, debido a los limitados recursos de nuestro entender. En el marco de estas premisas  podemos ampararnos en la verdad, defenderla con pasión y espíritu  libre. De este ejerció de sabiduría y humildad consecuentemente surgirá el reconocimiento y el respeto al otro y con ella la necesaria y mandatoria convivencia.

Cosme G Rojas D

22/09/2013

De Golondrinas a Zamuros

De Golondrinas a Zamuros, así se podría resumir involución socio económica de la Venezuela de los últimos 15 años.

Las golondrinas son aves migratorias, que se mueven en busca de la eterna primavera, para prosperar y reproducirse. La Venezuela de tres lustros atrás se consideraba muy atractiva, para los llamados capitales golondrinas, debido básicamente a su petróleo y a una deuda externa comparativamente menor al de otros vecinos del continente. Se han criticado a los capitales golondrinas, por ser muy selectivos, oportunos y sobre todo por su extrema impaciencia; migran tan pronto las condiciones ya no les son tan favorables, no toleran los cambios circunstanciales y por ende se pierden muchas oportunidades de mediano y largo alcance. Una economía estable a través del tiempo, oscila en ciclos con sus picos y valles, los cuales de administran con criterios de planificación con sensatez y sentido común.

Los Zamuros son aves que se alimentan de la carroña, prosperan y abundan de la descomposición y el caos, su hábitat y misión está donde se requiere la depredación de lo putrefacto.  Ya no nos visitan las golondrinas, a pesar de tener aún inmensos recursos petroleros, pero el caos y la descomposición distan mucho de cualquier ambiente primaveral. Mas lejos aún estamos de las inversiones de mediano y largo plazo, que generen empleos y progreso para todos. De manera sistemáticamente suicida, el régimen ha estado generando y consolidando un prolifero caldo de cultivo para la fermentación de sus nuevos ricos (los nuevos amos del valle). Con impávido cinismo en vez de resolver la descomunal crisis que amenaza con destruirnos, como les corresponde, se quejan y lloran cual magdalena. Hasta se hacen el harakiri, cuando tratando disimular sus sombrías intenciones mencionan: al cadivismo, a la corrupción, a la galopante inflación y a cuánto mal aqueja a la nación, como el resultado de una guerra económica, habráse visto semejante disparate ¿Será que nos creen pendejos? ¿Quién creó Cadivi? ¿Quién lo administra? ¿Quién le otorgó 20.000.000.000 de US $ a empresas de maletín? ¿Quién les otorgó los dólares a las grandes empresas importadoras (como lo denunció Giordani)? ¿Quiénes son los dueños y socios de esas empresas? ¿Quién ha confiscado y destruido el aparato productivo, para disque ponerlo al servicio del pueblo?¿Quién se adueñó y destruyó a PDVSA, a las empresas básicas de Guayana, a las productoras de alimento, a las fincas? y pare usted de contar.

Ojalá reine la sindéresis en el verdadero soberano y podamos encontrar y enrumbarnos en el camino del progreso sustentable, como lo merecemos.

Cosme G Rojas D

15/11/2013

@cosmerojas3